Las azoteas

Las azoteas provocan cierta sensación de superioridad. Tú estás ahí, con tu copa, el aire de las alturas mueve tu flequillo casual y mientras, a decenas de metros por debajo de tu regocijo, los mortales caminan a ras de suelo. Llevas media vida cogiendo el metro y resulta que ese submundo queda atrás, como un recuerdo de regusto agrio, en el mismo y brevísimo instante en el que ves como el sol se está poniendo por Pozuelo.

6C542CD0-0FA2-41A2-8349-114AD59FDA8E
En una ciudad como Madrid, en la que los gatos son extranjeros y un restaurante de moda cierra antes de que publiquen la crítica de su tataki de atún cuesta muy poco buscarse un sitio, pero las mareas sociales duran menos de ocho horas y tienes que nadar constantemente para seguir viendo la playa. Nuestra generación, sea la que sea, fue educada en el discurso del movimiento perpetuo, como los tiburones, y sólo nos queda continuar buscando océanos azules de vírgenes bancos de peces y castillos de coral. Nos dijeron que había que estudiar y alquilar, seríamos los marqueses de la nueva república sagrada. El hecho de que el discurso que consumimos durante décadas no se parezca nada a la realidad que vivimos hoy no deja de carecer de importancia más allá de justificar cierto pataleo, se trata de vivir en el mundo en el que estamos, asumir nuestros actos, responsabilizarnos por nuestros pecados y disfrutar nuestras victorias. Lo bueno es que nadar acompañado te da cierta seguridad y puedes ir comentando la jugada.

Nunca he dedicado una especial atención en buscar amigos y, a pesar de esa falta de vocación, tengo que rellenar el bar de casa constantemente con licores que detesto. Algo bueno tendremos. Sospecho que mi casa es una extensión de las azoteas de la ciudad, una enorme búsqueda inconsciente de talento y originalidad, una atracción de pre adolescente por las cosas que hacen feliz a la gente que está dispuesta a dejarse llevar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s